La familia constituye en España un escudo social de primera línea. Es el recurso y también la institución más empleada por las personas en riesgo de vulnerabilidad o en situación de crisis social.

Las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la pandemia de Covid-19 han introducido en las agendas públicas la necesidad de reconstruir mejor la familia, desde el derecho internacional de los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Bajo esa premisa, la Universidad de La Rioja, a través de su Cátedra Unesco, la Universidad Internacional de Cataluña, mediante su Instituto de Estudios Superiores de Familia, y EME Branding, consultora de branding y sostenibilidad, a través de su lab, se encuentran desarrollando un proyecto de investigación y de transferencia de conocimiento en materia de familia.

El proyecto introduce en España un nuevo discurso de familia, que se aleja del debate sobre la composición y la morfología familiares para centrarse en la vocación social de la familia y en las diferentes funciones económicas, demográficas, sociales y humanas que cumplen para el individuo y para la sociedad.

El resultado de esta investigación culminará con la publicación de Family Goals, una herramienta de dato abierto, que posibilitará que los empleados públicos diseñen políticas públicas, planes y programas de familia basados en el cumplimiento del derecho internacional de los derechos humanos y las metas previstas en la Agenda 2030. De esta forma, el personal de la Administración, sea cual sea su política pública o centro gestor, podrá ver como contribuir al fortalecimiento de la familia y proteger sus diferentes funciones.

Family Goals ofrecerá también un conjunto de indicadores para que las administraciones interesadas puedan evaluar y medir sus políticas de familia con un enfoque de Agenda 2030 y sobre los derechos humanos.

Se trata de una herramienta innovadora, pionera y novedosa para España y para la América Latina, que permitirá ejecutar políticas familiares que contribuyan a la Agenda 2030 y protejan a las familias de una nueva crisis social, cada vez más presente en el mundo post-pandemia.

En definitiva, el proyecto asume la necesidad de reconstruir la familia mejor, dando cumplimiento al derecho humano a la familia (Art. 16, DUDH) y al llamamiento, expresado por las Naciones Unidas, de aliviar a las familias y empezar coser el tejido social.